Polvos bronceadores: cómo aplicarlos correctamente

El verano está a la vuelta de la esquina y siempre nos gusta lucir un tono doradito en la piel que nos dé buen aspecto. Como todas sabéis, el sol en exceso y sin protección no es beneficioso, y es mejor optar por las alternativas que nos da actualmente la cosmética como, por ejemplo, los polvos bronceadores. Yo los suelo utilizar para dar un toque de color y bronceado a mi rostro encima de la hidratante, bb cream o base de maquillaje muy ligera.

Para conseguir un resultado natural sin parecer “naranjito” es importante conocer qué tipo de polvos bronceadores le pueden ir bien a nuestro rostro, seleccionar el tono adecuado y aplicarlo correctamente. Vamos a hablar de estos tres puntos:

1. Tipos de polvos bronceadores

Polvos bronceadores compactos (mates o irisados): son parecidos en textura a los polvos matificantes que utilizamos normalmente, pero los tonos son más oscuros. Los mates son adecuados para pieles claras, medias, oscuras y mixtas/grasas; las que tengáis la piel seca, podéis utilizarlos con una buena hidratante debajo, aunque os aconsejo otro tipo de texturas bronceadoras en crema o barra. Por otro lado, los que tienen tonos irisados no son muy aconsejables para pieles que sean claras y muy grasas porque el efecto no es muy natural.

Polvos bronceadores sueltos: en propiedades son iguales que los compactos pero cubren más  y matifican mejor los brillos. Se pueden utilizar en todo tipo de pieles, y en especial en las mixtas/grasas; eso sí, hay que llevar cuidado a la hora de aplicarlos para que nuestra piel no quede recargada.

Perlas bronceadoras: proporcionan un poco de brillo al rostro con un toque de bronceado muy suave que da un efecto “buena cara”. Las perlas bronceadoras no cubren tanto como los polvos, por lo que prácticamente tienen la misma función que un colorete, y son adecuadas para cualquier tipo de piel.

2. Escoger el tono adecuado

La regla básica es elegir solo un tono más que vuestra piel y siempre probarlo en la cara si vais sin maquillaje, o en el cuello (nada de manos ni muñecas). En el caso de las pieles claras, es preferible utilizar polvos mate (compactos o sueltos) sin efecto irisado y optar por la gama de tonos más claritos, evitando colores tierra o teja. Las pieles más oscuras pueden elegir tonos más marrones o dorados, siempre que sean acordes al moreno de la piel.

3. La técnica del 3

Los polvos bronceadores no deben aplicarse por toda la cara como podemos hacer con los polvos matificantes que utilizamos en invierno, ya que el resultado sería muy artificial y provocaríamos la temida diferencia de color entre cara y cuello.

La clave está en dar color por las zonas donde el sol incide de manera natural en nuestro rostro: sien, nariz, y pómulos. Los maquilladores profesionales siguen la famosa técnica del 3, que consiste en dibujar un tres con la brocha en cada lateral de la cara,  y terminar contorneando la mandíbula. 

Lo ideal es utilizar una brocha ancha con pelo suave y suelto, quitar el exceso de polvo sacudiéndola y hacerlo poco a poco; para que no quede diferencia de color entre la cara y el cuello, aplica muy sutilmente un poco de producto por el cuello con una brocha más grande.

Para terminar, puedes poner un poco de polvo bronceador en la nariz, un puntito en la barbilla… ¡y listo!

Espero que os hayan gustado los consejos; ya os hablaré más adelante de mis polvos de sol favoritos.

Besitos guapas.

Beatriz

Hola soy Beatriz y TrickorChic.com es el blog que he creado para compartir todas mis inquietudes con vosotr@s. Puedes encontrarme en Twitter, Facebook y Google+. O si lo prefieres puedes escribirme a beatriz@trickorchic.com

Comments (36) Write a comment

    • La verdad es que yo antes tampoco la conocía, y me la enseñaron varios maquilladores profesionales y me gustó el resultado. ¡Gracias por tu comentario! 😉

      Reply

  1. Hola! Unos trucos muy buenos, yo hago lo del 3 y después doy el toque en la frente nariz y mentón. Esperaré a ese post sobre tus bronceadores preferidos! Un beso

    Reply

  2. Hola Beatríz. Me encantan los polvos bronceadores, eso sí, con moderación, que veo a cada una con un color super exagerado y el cuello lo llevan blanco, no lo soporto jajaja.
    Si me permites, te voya a dar un truquito. Cuando los apliques, en lugar de aplicarlos de un lado a otro, intenta aplicarlos en círculos, de esta manera el polvo se va a pulir y el aspecto que queda es de piel más aterciopelada.
    Muchas gracias por enseñarnos tus cositas guapa. Unos Besos.
    http://jorgezapatero.blogs.elle.es

    Reply

    • Jorge!! Adoro tus trucos de belleza!! Lo de aplicarlo en círculos yo lo hacía con los polvos compactos normales y es genial, así que me lo apunto para hacerlo con los bronceadores. jajaja, lo de la cara naranja y el cuello blanco es horrible! jajaja. Besos!

      Reply

Deja un comentario

Required fields are marked *.